Hombres: En busca del punto P

Blog punto p

Mitos, prejuicios, información errónea, son en la mayoría de los casos los causantes de la  baja calidad de vida sexual que arrastran muchas personas.

Sin embargo de a poco cada vez más personas aceptan y se animan a explorar otros modos de provocarse placer. En este camino de romper prejuicios muchos hombres han ido superando la falsa creencia respecto que la penetración anal constituía una práctica exclusiva de varones homosexuales.

Las estadísticas confirman que cada vez más varones tanto homosexuales como heterosexuales pueden vivir esta experiencia sexual más libre y plenamente.

El ano es un musculo con la capacidad de contraerse y dilatarse. Es una zona con gran cantidad de terminaciones nerviosas, es decir de gran sensibilidad.

El llamado punto P en los varones se encuentra a muy pocos centímetros de la entrada del ano, allí se localiza la próstata que se la reconoce al tacto al presentarse como un bulto de aproximadamente un centímetro de espesor. La estimulación de esta zona a través de la penetración anal, con el pene, los dedos o un dilatador anal produce un gran placer sexual al que puede aspirar cualquier hombre en busca de nuevas sensaciones.

La relajación y la dilatación son los pasos a seguir necesarios para llevar adelante esta práctica.

Es conveniente que explores vos solo tu cuerpo para asegurarte en un principio el estado de relajación: tensar y aflojar los músculos del ano, explorar con tus manos la zona y sus alrededores e iniciar la penetraciónsiempre muy lubricado y muy lentamente.

COD-10431.jpgExisten dilatadores anales diseñados especialmente para recién iniciados que cuenta con medidas estrechas siendo más angosto en la punta y aumentando su grosor gradualmente hacia la base.

Las mejores posiciones corporales para esta experiencia en solitario también las iras explorando a tu gusto: recostado hacia un costado, en cuclillas, o como tu cuerpo te vaya guiando.

Practicar en solitario te será muy útil para luego compartir con tu pareja estando más relajado, familiarizado con estas sensaciones y habiendo logrado una gradual dilatación.

No olvides que el ano es un musculo y precisa ir dilatándose de a poco hasta ser penetrado.Las sensaciones dolorosas, si aparecieran, van guiándote para que regules la velocidad en que es necesario ir completando la dilatación.Una vez distendidas las fibras musculares el dolor irá disminuyendo. Es posible que necesites de  diversos  intentos y que te tome un lapso de varios días hasta lograr una penetración sin molestias y con placer.

Acerca de la autora
Licenciada Patricia Safadi

Licenciada Patricia Safadi

Lic. Patricia Safadi, Psicóloga (M.N.34923) y Especialista en Sexología Clínica de la S.A.S.H. Patricia es especialista en terapia sexológica. Sus tratamientos para la resolución de problemas y disfunciones sexuales son ampliamente efectivos. Podes consultarla de manera privada y confidencial en esta misma página o en www.patriciasafadi.com; a patriciasafadi@yahoo.com.ar o por teléfono al 11 4417 9761